This post is also available in: Italiano English

«A menudo, el término utopía es la forma más conveniente de liquidar lo que no quieres, la habilidad o el valor para hacerlo. Un sueño parece ser un sueño hasta que comienzas a trabajar en él, y luego puede convertirse en algo infinitamente más grande». Adriano Olivetti era un hombre que no solo sabía cómo hacer realidad sus sueños, sino que hizo mucho más: los hizo realidad. Una de las historias más exitosas de IEX es la del empresario piamontesa que revolucionó completamente el mundo de la computación. La figura de Adriano Olivetti todavía está envuelta hoy por el halo del mito, el que rodea a las figuras más prominentes del panorama cultural e industrial italiano, el que está reservado para las historias de excelencia. No solo es un empresario, sino también un hombre de cultura, patrón, político y reformista social, una personalidad integral que no es fácil de distinguir, el hombre que vio el futuro y lo alcanzó, antes que todos los demás.

Fábrica de Olivetti

Fábrica de Olivetti


La historia de Olivetti: la familia de la informática italiana

Una de las empresas más exitosas, Olivetti, fue fundada en 1908 en Ivrea, Piamonte. Su objetivo principal era convertirse en la «primera fábrica nacional de máquinas de escribir», una necesidad real para la época. La intuición revelada como ingeniosa fue tomada por Camillo Olivetti quien, con un capital inicial de solo 350 mil liras y un taller de solo veinte trabajadores, establece un sueño en un espacio de solo 500 metros cuadrados. El mercado premia al antepasado de la familia Olivetti y, desde 1911, la primera máquina de escribir italiana, la famosa M1, se presentó en la Exposición Universal de Turín. Desde aquí comienza el ascenso al Olimpo del emprendimiento italiano, que culminó con la llegada de Adriano Olivetti, hijo de Camillo.

En 1926, el joven Adriano entró en la fábrica paterna y su historia personal se convirtió inevitablemente en la historia de Olivetti. No entra por la puerta principal, sino por la puerta de servicio. El imperativo de la familia es categórico: cada buen «jefe» que se respete debe ser un buen trabajador primero y ahí es donde comienza Adriano, desde el último paso de la jerarquía de la empresa, que tiene lugar en la línea de ensamblaje. Cuando llega a la cima de la pirámide, inmediatamente comienza a desarrollar todas sus ideas y logra controlar el 30 por ciento del mercado mundial de máquinas de escribir. Adriano nos ve a lo largo, más que nadie y entiende que no es suficiente hacer buenas máquinas de escribir: necesitamos un diseño atractivo. Así, en la fábrica de Ivrea todos los mejores artistas italianos están llamados, listos para contribuir al proyecto de máquina de escribir Olivetti.

Tienda de Olivetti

Sin embargo, la parte más hermosa de la historia de Adriano Olivetti no se refiere a sus habilidades empresariales, sino a su visión del trabajo, la solidaridad y la vida. Para él, la fábrica es el centro de una comunidad y, como tal, debe estar llena de servicios para quienes viven allí. En su fábrica brotan las casas para los trabajadores, el centro social, las bibliotecas, las escuelas. La compañía Olivetti se convierte en un lugar legendario, donde los grandes diseñadores y arquitectos italianos trabajan codo con codo con los trabajadores. Más que una empresa, un bien común, una familia. Para Adriano, el trabajo es sagrado y debe ser pagado y protegido: por esta razón, cuando una de las primeras fábricas en el Sur se abre, decide instalar las casas de los campesinos de los trabajadores y llevarlos a casa por la tarde con un autobús de la empresa a tiempo para trabajar en sus propios campos. La atención médica y la asistencia psicológica son solo algunos de los servicios que Adriano Olivetti ofrece a sus trabajadores, tratados en primer lugar como personas, en la conciencia total de que un trabajador feliz gana más y más.

El éxito de Adriano Olivetti se explica por su capacidad para no perder ni un trocito de su humanidad, para llevar adelante sus ideales, para poder captar la vanguardia en el presente, pero también y sobre todo, para nunca desanimarse: durante el La Segunda Guerra Mundial, por temor a que le robaran las máquinas de escribir que acababan de empacar, unas 5.000, confió una o dos para que se dirigieran a todos sus trabajadores y les recomendaron que las escondieran en sus casas. Sus trabajadores le devolvieron totalmente su confianza. Las 5000 máquinas de escribir fueron devueltas a la fábrica. Porque Olivetti había descubierto el ingrediente principal del éxito de una empresa: el respeto mutuo.

Adriano Olivetti en su estudio

Adriano Olivetti en su estudio

Productos Olivetti: las ideas que han cambiado el mundo

De las máquinas de escribir hasta la primera computadora personal: del genio emprendedor de Adriano Olivetti y de las habilidades de diseño y construcción de sus trabajadores, nacieron productos que han revolucionado el mundo de la escritura y la tecnología de la información, para siempre.

Máquinas de escribir Olivetti

Todo comienza con la histórica máquina de escribir Olivetti M1, presentada en 1911, un objeto hecho de acuerdo con los cánones, grande y pesada, destinada al uso profesional en oficinas. En 1923 apareció la primera idea brillante de la compañía Ivrea: una máquina de escribir portátil, la MP1, pequeña y con un diseño agradable con el mecanismo parcialmente oculto por el cuerpo. La nueva y revolucionaria máquina se produce en siete colores diferentes, además del clásico negro (rojo, azul, azul claro, marrón, verde, gris y marfil). La indiscutible reina del mercado masivo de máquinas de escribir portátiles, sin embargo, es ella, la muy famosa Olivetti Lettera 22, lista en 1950. Una verdadera revolución: el teclado está incorporado en el cuerpo, así como el rodillo. Las dimensiones se reducen a los términos mínimos para que sea transportable siempre dentro de su práctico estuche con asa. Los intelectuales italianos están locos por esa, convirtiéndose en la inseparable compañera de viaje de distinguidos escritores y periodistas, incluidos Montanelli y Biagi. Incluso hoy, la Lettera 22 se puede admirar en las colecciones permanentes del MoMA – Museo de Arte Moderno de Nueva York, como el mejor producto en términos de diseño de los últimos 100 años.

The letter 22 Olivetti

La letra 22 de Olivetti

En 1963 fue el turno de la Olivetti Lettera 32, que agrega innovaciones funcionales a la hermana mayor. Pero en 1969, Olivetti lanzó otra perla, la máquina de escribir Valentine, transgresora, de color rojo brillante, que se convirtió en un producto de culto. Luego, los dispositivos electrónicos llaman a la puerta de la fábrica de Ivrea y llegan las primeras máquinas de escribir electrónicas, portátiles o no, diseñadas por los más grandes diseñadores italianos de todos los tiempos. Hoy, con el advenimiento de la computadora, la máquina de escribir se ha convertido en un objeto casi mitológico, un testimonio romántico del pasado, una rareza para los coleccionistas, el último vistazo de poesía en un mundo cada vez más tecnológico.

Carta 32 Olivetti

Carta 32 Olivetti

Calculadoras Olivetti

A principios de la década de 1940 apareció la primera calculadora Olivetti, una herramienta simple que con el paso de los años conocerá una evolución rápida y enorme. Uno de los modelos más exitosos es el Logos 27-2, una calculadora mecánica súper automática de 1967, una verdadera joya de la mecánica de precisión. Aquí también, la mano de la electrónica se arrastra: en 1968 se lanza la primera calculadora de tecnología electrónica. Desde la Logos 270 en adelante, los modelos serán cada vez más profesionales, compactas, con un diseño poco convencional, especializadas en cálculos simples o científicos. A mediados de los años ochenta apareció una nueva línea de máquinas de cálculo,las Silent Dry, caracterizadas por una tecnología de impresión de «inyección de tinta seca», con una inyección de tinta seca y un alto nivel de silencio.

Olivetti Logos 42 Calculadora

Olivetti Logos 42 Calculadora

Computadoras Olivetti

Una computadora para todos: esta es la idea que Olivetti logra poner en práctica. En 1965, el primer prototipo de una computadora portátil, una primacía totalmente italiana, la máquina Programma P101, una computadora con tarjeta magnética, entró en el mercado. En la década de los 70 nació un grupo de proyecto, el OATC (Olivetti Advanced Technology Center), ubicado en Cupertino, en Silicon Valley de California, y dirigido por Enzo Torresi, para la creación de un nuevo producto capaz de competir con el mercado estadounidense: En marzo de 1982 se presentó la primera computadora personal europea, la Olivetti M20, con el sistema operativo PICOS y un microprocesador Z8001 de 16 bits.

Olivetti Program 101

Programa Olivetti 101

Pero la tecnología ya ha hecho grandes avances, esa computadora ya es vieja y en 1984 nace la Olivetti M24 para superar la competencia. Desde aquí comienza el avance en el campo de las computadoras personales Olivetti: la compañía de Ivrea produce y vende en el mercado mundial en 1986 casi medio millón de PC, de las cuales 220 mil en Europa y casi la misma cantidad en los EE. UU., convertiendose en el tercer productor mundial y el primero europeo.

Olivetti M24

Olivetti M24

Un visionario, un idealista, un soñador. El número uno en el campo del emprendimiento informático. Y no, no estamos hablando de Steve Jobs. Cuando el padre de Apple no era ni un punto en el horizonte, Adriano Olivetti abrió las puertas al futuro de la tecnología. El patrón de Olivetti lo ha creído más que nadie, en primer lugar, y trabajando codo con codo con sus trabajadores, ha podido llevar el nombre de Italia a lo más alto del mundo. Su éxito en una sola frase, el profundo significado de sus acciones, la base de su visión empresarial, los valores fundadores de su empresa-familia: «Quiero que Olivetti no sea solo una fábrica, sino un modelo, un estilo de la vida. ¡Quiero que produzca libertad y belleza porque serán ellos, libertad y belleza, que nos digan cómo ser felices! «

This post is also available in: Italiano English